Quintana Roo

La basura en Cancún, sucio negocio verde

144


La crisis de la basura en Cancún estalló en un momento altamente politizado, ante el adelantado inicio de la “guerra de sucesión”. Imposible separar ambos temas, además, porque la basura de clase mundial es un jugoso negocio, tan sucio como verde.

En 2020 el problema de la basura alcanzó niveles álgidos en la guerra sucia. Las imágenes de calles inundadas de porquería, intentaban mostrar ingobernabilidad para atajar la reelección de Mara Lezama.

Había que actuar rápido. El 14 de diciembre de 2020 el Cabildo de Benito Juárez acordó intervenir, retirando la concesión a la empresa Inteligencia México (IM), lo cual no fue ni el comienzo ni el final del espinoso negocio.

IM es propiedad de Carlos Canabal Ruiz, expresidente municipal interino (2004-2005) en sustitución del “Chacho”, Juan Ignacio García Zalvidea, quien fue encarcelado. Ambos, del partido verde.

Canabal Ruiz, a su vez, está siendo investigado por la UIF y la FGR por el manejo sospechoso de cuantiosos recursos en sus cuentas. La concesión a Canabal fue entregada por el también niño verde (sic), Lemberto Estrada Barba. La familia verde de Quintana Roo alcanza para una saga de Netflix.

El municipio adjudicó la concesión de manera directa a la empresa regiomontana Red Ambiental (RA), mediante contrato por 271 millones de pesos, con vigencia del 15 de diciembre de 2020 a septiembre de 2021, al concluir el primer periodo del gobierno de Mara.

Ronda el fantasma de Marybel Villegas detrás de esta crisis, o al menos de su manejo mediático, sobre todo, por el método violento utilizado por la policía municipal, que enseguida recordó el fatídico N9.

Issac Janix no dejó pasar la oportunidad, al informar que el contrato a la nueva concesionaria RA fue de 730 pesos por tonelada, mientras que el de IM era de 340 pesos por tonelada. Un dardo de precisión.

La crisis de la basura es el comienzo de la sucia “guerra de sucesión” y una advertencia para la empoderada presidenta municipal de Benito Juárez.

El sucio negocio verde de la basura, es un ejemplo de que Mara Lezama tendrá que demostrar que será “menos verde y más Morena” si quiere alcanzar la oficina principal del Palacio de Gobierno de la Bahía de Chetumal. El lector tiene la última palabra. Chetumal, 070721.

Fuente: Política Digital QR

comments icon0 comments
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *